top of page

Emprendiendo con ADHD: Mi loca aventura.


Hoy quiero contarte sobre la locura que es mi vida como emprendedora con ADHD. Pero, ¿sabes qué? A pesar de todos los desafíos, no cambiaría esta montaña rusa por nada en el mundo. ¡Así que prepárate para un paseo en la vida de una emprendedora con ADHD!

Primero, dejame contarte un poco sobre el ADHD (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) y cómo se manifiesta en mi vida.

¿Sabes esa sensación de tener mil tag abiertas en tu computadora, y no puedes concentrarte en ninguna? Bueno, esa es mi mente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. ¡Sí, es un viaje salvaje!

Ahora, si ya es difícil ser emprendedora en general, imagina lo que es con ADHD. En el mundo del emprendimiento, no hay jefes ni horarios fijos, lo que puede ser una bendición y una maldición al mismo tiempo. ¿Por qué? Porque no hay quien te diga cuándo empezar y cuándo terminar, así que fácilmente te puedes perder en la selva de tus propios pensamientos.

A veces estoy trabajando en un proyecto super importante cuando, de repente, ¡pum! Veo una mariposa y me fui. ¿Quién necesita enfoque cuando puedes pasar horas aprendiendo sobre el ciclo de vida de las mariposas, verdad? ¡Prioridades!

Claro, no todo es malo. El ADHD también tiene sus ventajas en el mundo.

Por ejemplo, la hiperactividad me ayuda a mantenerme siempre en movimiento, y la impulsividad me empuja a tomar riesgos que a veces llevan a grandes recompensas, aunque cuando no solo me ayudan a gastar todo mi dinero. Además, mi cerebro siempre está buscando nuevas ideas y conexiones, lo que me hace muy creativa.

Pero seamos honestas, no todo es color de rosa. Aquí hay algunas cosas de mi vida como emprendedora con ADHD:

  • Tengo más ideas de negocio que medias disparejas. ¡Y eso es mucho decir!

  • Mi escritorio aveces es un laberinto de sticky notes, “To do list”, y proyectos sin terminar. ¿Organización? ¡Aveces no se lo que es!

  • Procrastinación es mi segundo nombre. ¿Por qué hacer algo hoy cuando puedo dejarlo para mañana? O la próxima semana. O el próximo mes. O una hora antes del deadline.

A pesar de todo, he aprendido a bregar con mi ADHD y a sacarle provecho. Aquí hay algunos consejos para mis amiguitas emprendedoras con ADHD:

  1. Establece rutinas y horarios: Aunque no lo creas, tener una estructura en tu día a día puede ser la diferencia entre tu paz mental y el manicomio.

  2. Prioriza tus tareas: Haz una lista de lo que realmente importa y enfócate en ello. Sí, sé que es más fácil decirlo que hacerlo.

  3. Pide ayuda: No tienes que hacerlo todo tú sola. Aprende a delegar y a trabajar en equipo.

  4. Aprende a decir "NO": A veces, menos es más. No tienes que aceptar todos los proyectos que se te presentan.

  5. Celebra tus logros: Apesar de los desafíos, es importante recordar y celebrar lo que has logrado. ¡Incluso los pequeños éxitos cuentan!

Por último, me gustaría decir que, aunque el ADHD puede ser un obstáculo en el mundo del emprendimiento, también puede ser un gran aliado. He aprendido a aceptar y abrazar mi ADHD como parte de mi identidad y a utilizarlo para impulsar mi negocio y mi creatividad.

En resumen, ser emprendedora con ADHD es como estar en un circo personal lleno de desafíos y oportunidades. Puede que la pista esté llena de distracciones, pero también está repleta de maravillosos momentos de innovación y éxito. ¿Un acto de equilibrio? Sí, pero uno que vale la pena intentar.

Así que, a mis amiguitas emprendedoras con ADHD, les digo: no tengan miedo de abrazar su locura interior y de llevarla al mundo del emprendimiento. ¡Juntas podemos demostrar que, aunque nuestras mentes sean un caos, aún podemos dejar nuestra marca!

Y recuerden: En este circo llamado vida, todos somos acróbatas tratando de mantenernos en equilibrio.

¡Buena suerte en tus aventuras de emprendiemiento y que el caos del ADHD esté siempre a tu favor!





Comments


bottom of page