top of page

Por qué ser una madre normal no es lo mío


¿Alguna vez te has sentido como si no fueras una madre "normal"? Tal vez hayas notado que tu filosofía de crianza es diferente a la de tus amigas o familiares. Tal vez te preocupa no estar haciendo las cosas "correctamente" o que tus hijos no estén siguiendo el camino esperado.

Pero aquí está la verdad: no hay una fórmula mágica para ser una buena madre. Cada familia es única y lo que funciona para una puede no funcionar para otra. La clave es encontrar lo que funciona para ti y tu familia, y hacerlo a tu manera.

Como madre de cuatro hijos, dos de los cuales tienen necesidades especiales, he aprendido a no seguir las expectativas de lo que es "normal" en la crianza de mis hijos. Aquí en mi hogar, todos tienen tareas y responsabilidades, ¡y todos reciben castigos si no cumplen con ellas! Además, he creado una comunicación abierta y equitativa con mis hijos, donde ellos pueden hacer preguntas y recibir respuestas honestas.

Lo más importante es enfocarse en las cosas positivas que estamos haciendo como madres. A veces, nos enfocamos tanto en las cosas negativas que olvidamos lo que estamos haciendo bien. En lugar de compararnos con otras madres, debemos encontrar lo que funciona para nosotros y nuestras familias.

Si te sientes insegura en la crianza de tus hijos, no estás sola. Recuerda que cada familia es única y que estás haciendo lo mejor que puedes con los recursos que tienes. Ser una madre no es fácil, pero tampoco tiene que ser una tarea imposible. Encuentra lo que funciona para ti y hazlo a tu manera.

Así que, querida madre, no te preocupes si no te sientes como una madre "normal". Lo importante es encontrar lo que funciona para ti y tu familia y hacerlo a tu manera. Y si alguien te critica, recuerda que no eres una madre "normal" porque eres única, como tu familia. ¡Celebra tu singularidad y sigue adelante!

Comentários


bottom of page